Saltar al contenido
The FIFA eSporter

La polivalencia tiene nombre: Óscar De Marcos

De Marcos, nacido en Laguardia, España el 14 de abril de 1989, es un lateral derecho con mucha personalidad, carácter y físico portentoso. Milita actualmente en el Athletic Club de Bilbao

A sus 29 años, el futbolista originario de Álava juega a un grandísimo nivel en Bilbao. Con 182cm de altura, se postula como uno de los laterales más altos de España y eso, sumado a su físico y su velocidad, es imparable. Estamos, sin duda, ante uno de los mejores laterales españoles y el mejor lateral derecho español de FIFA 19.

Pero, antes de hablar de sus estadísticas (cosa que haremos en un próximo artículo), vamos a hablar de su trayectoria. Y es que Óscar De Marcos inició sus andaduras en el fútbol profesional con tan solo 11 años de edad. Tras ganar con el equipo de fútbol 7 Rioja Alavesa un torneo, el Alavés mostró interés por él y le llamaron para hacer unas pruebas que, como no podía ser de otro modo, superó sin problema alguno. En 2008 ya estaba en el Deportivo Alavés B y a mediados de esa temporada recibió la gran noticia de que iba a dar el salto al primer equipo, en el cual pudo marcar tres tantos.

Después de este año tan intenso para Óscar, el Athletic decidió sacar el talonario para contar con él entre sus filas. En julio de 2009, el equipo bilbaíno pagó 360.000 euros por él para que actuara como segundo delantero o extremo. Como vemos, su posición de entonces dista bastante de la actual, pero De Marcos veía, por fin, su sueño hecho realidad: militar en el club de su corazón. Y esto le viene de lejos, porque su padre fue el fundador de la peña Athletic Rioja Alavesa en Laguardia en el año 1994.

Su primer gol dio de qué hablar porque fue ni más ni menos que contra el Barcelona en la ida de la Supercopa de España, el 16 de agosto de 2009.

Todo esto está muy bien, pero… ¿cuándo le hicieron lateral derecho? Pues fue el 27 de febrero de 2011 contra el Valencia, completando una sorprendente actuación que pilló a todos por sorpresa.

Sin embargo, no se asentó todavía en esta posición porque, con la llegada de Marcelo Bielsa, el nuevo entrenador, pasó de LD a MCO para aprovechar su velocidad punta y su capacidad de desmarque. No fue hasta la llegada de Valverde, en la temporada 13/14, que se consolidó como lateral derecho saliendo desde el banquillo para sustituir a Iraola. Y ya, con la retirada de éste, De Marcos se hizo titular indiscutible para el Athletic Club.

El resto de su historia profesional ya la conocéis, sigue jugando de lateral derecho y sigue sacando esos maravillosos IF’s en FIFA.

Pero es que no solo es un gran jugador y un referente en los terrenos de juego, también es una grandísima persona. ¿Cómo lo demuestra? Una de las formas de hacerlo es yendo todos los viernes que puede a oncología infantil, en el hospital de Cruces, para visitar a los niños y hablar con las familias. Además de ir a SudAmérica a realizar labores humanitarias que no publicita . Óscar es un chico sencillo y cercano, muy cercano, y así ha quedado patente en diversas ocasiones: un hincha le esperó a la salida del entrenamiento y éste, además de dedicarle una foto firmada, le subió en su coche y le levó hasta la estación de tren. En otras ocasiones se le ve jugando con los chicos del barrio al fútbol después de salir de entrenar. Supongo que estas prácticas son “Made in Bilbao” porque, igualmente, vimos hace poco a Aduriz de fiesta y cantando con los seguidores del Athletic como si fuera uno más o a Muniaín jugando al fútbol con unos niños o a Iñaki Williams discutiendo con su pareja en plena calle, por la noche y de botellón con los amigos, como si no fuera uno de los más halagados de San Mamés. Parece que en Bilbao reina la cercanía y el agradecimiento infinito de los jugadores hacia la incansable afición y eso es lo que realmente hace grande a un club y más aún a una familia de la cual De Marcos forma parte desde que se cumplió su sueño de militar en uno de los equipos con más historia del mundo. Eskerrik asko Óscar por ser así, polivalente.

Configuración