Saltar al contenido
The FIFA eSporter

FIFA 19, una nueva esperanza

Ayer a las 23:30 ya estaba ansioso por la salida del nuevo juego de EA Sports. Tirado en el sofá viendo una película, decidí ir directo hacia mi PlayStation 4 para esperar a que terminara la dichosa cuenta atrás que bloqueaba el acceso al juego. Una vez conseguido, pude entrar y calmar todo el hype que había ido acumulando a lo largo de todo el verano. En los sobres no me salió prácticamente nada, pero en la webapp, por lo menos, saqué un Lacazette que me sirvió para ganar 13.000 monedas que al principio vienen de lujo.

Me puse a trastear los menús de FUT y configuré la plantilla con las tácticas personalizadas que se ponen a nuestra disposición; con las nuevas, claro. Rearme rápido, poco espacio entre los jugadores y profundidad media; esos fueron los parámetros que elegí para mi 4-3-3 (2). Hasta ahí todo perfecto, pero luego ya decidí darle al start de una vez por todas y comenzar mis aventuras en Division Rivals, el nuevo modo que te empareja con gente de tu nivel y te da mejores recompensas cuanto más asciendas y más partidos ganes. Ahí recordé por qué acabé tan harto de FIFA 18, ese espíritu competitivo  me invadió y cada vez que mi defensa hacía una de la suyas daban ganas de mandarlo todo a la mierda. Pude jugar, partido tras partido, hasta las 5 de la madrugada en división cinco (división en la cual me pusieron por jugar varios partidos y empatar la mitad de ellos). No me quedé hasta tan tarde en vano, sino que no quería irme a dormir con un mal sabor de boca, porque si me iba después de una derrota iba a estar toda la noche de mal humor. Así que gané unos cuantos partidos seguidos, enfadándome en exceso, y pude irme a descansar.

Y es que los fallos de FIFA 19 son bastante destacables:

  • Los porteros salen cuando les da la gana y con tan poca seguridad que, cada vez que le ves moverse, te echas a temblar.
  • La defensa deja algunos huecos que son imperdonables y que, obviamente, todos aprovechamos para que nuestro rápido y corpulento delantero eche a correr como una bala.
  • Los córners son, en su mayoría, indefendibles. Por mucho que lo he intentado, el 90% de las veces el contrario remata y la pelota va a portería.
  • Las voleas están rotas. Es el mejor tiro que puedes hacer tanto fuera como dentro del área. Si estás fuera, prueba a elevarte el balón, girarte con tu jugador y pegarle de volea y descubrirás lo que pasa.
  • El gameplay es excesivamente lento.
  • Esto no es un fallo, pero los tiros en general (el doble tiro) es bastante difícil de dominar.
  • De Gea y Mbappé son ilegales.

Pero no todo es malo, claro está; los regates divierten muchísimo y hacen, a mi parecer, el juego más entretenido y más versátil que en anteriores ediciones. Además, los controles son una delicia: el poder hacer un sombrerito al que te viene por detrás y continuar corriendo como si nada es otro nivel. Como todo, este FIFA tiene sus blancos y sus negros, pero me convence más que el anterior (al menos de momento) así que espero que, cuando saquen el parche, se limiten a arreglar los problemas mencionados y no nos hagan jugar, como de costumbre, a un juego nuevo porque, como he dicho, este FIFA 19 es una nueva esperanza.